Máquina expendedora de libros llega a Ciudad de México

En ella no podrás comprar refrescos, agua o algo de picar, pero esta máquina expendedora de libros ubicada en el centro histórico de la Ciudad de México, en la calle República de El Salvador 60, ofrece mucho más que eso: literatura clásica a precios asequibles para que todos puedan tener la posibilidad de disfrutar de un buen libro.

Este alucinante proyecto, que recuerda a las máquinas expendedoras de relatos cortos instaladas en las paradas de autobuses de varias ciudades francesas, es una iniciativa promovida por la asociación civil Amigos de la Letra Impresa, que pretende fomentar la lectura y hacer que cualquiera pueda disfrutar de un buen libro a un bajo coste.

Y es que lo mejor de esta máquina expendedora de libros es que, además de contar con 25 títulos y espacio para 160 ejemplares, los mismos pueden adquirirse a un coste muy bajo que oscila entre 15 y 40 pesos mexicanos, es decir entre 0,80 y 2,21 dólares. Así se pretende estimular a quienes, por dinero o dificultades, no pueden acceder fácilmente a la lectura.

Los libros se adquieren del mismo modo que comprarías un refresco o un snack en cualquier máquina expendedora, simplemente se introducen las monedas, se elige el producto y, en pocos segundos, se pueden disfrutar de títulos como La Metamorfosis de Franz Kafka, Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll o 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada de Pablo Neruda, todos clásicos de la literatura y poesía que merecen ser disfrutados al menos una vez en la vida.

maquina expendedora de libros

Conocida como Expendedora de Letras, Lectura sin Pretextos, la máquina, que ha tenido que ser adaptada expresamente para la venta de libros, ha sido muy bien acogida por los habitantes de Ciudad de México. De hecho, las asociación Amigos de la Lectura Impresa ya tiene varias solicitudes para instalar otras máquinas en distintos puntos de la ciudad, y aunque actualmente trabajan solo con la editorial Nueva Época, ya se encuentran en negociaciones con otras empresas para la donación de libros que ayuden a hacer crecer este proyecto.

Un excelente proyecto para estimular la cultura que, de seguro, será más que bienvenido en otras localidades del mundo. Ojalá que el día de mañana podamos disfrutar de una máquina expendedora de libros en cada una de nuestra ciudades.

Débora De Sá Tavares

Síguenos en Instagram @vivircreativamente

¿Te gustó este artículo? Coméntalo o compártelo en Facebook para que tus amigos también puedan disfrutarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *