La crisis estimula la creatividad

No hay un día que no escuchemos hablar de la crisis. Es cierto, existe y no la podemos obviar, pero esta coyuntura se ha convertido también en un arma para excusar atropellos, injusticias y posturas cómodas. El tema ya suena a cuento conocido (al menos de donde yo vengo), pero no todo es siempre negativo. En la práctica también es posible encontrarnos de cara con el concepto del Ying y el Yang, en todo lo bueno hay algo malo y en todo lo malo hay algo bueno, y es que la crisis estimula la creatividad.

Esta no es ni la primera ni, seguramente, la última crisis que atraviesa el mundo, y, lo creas o no, en momentos como este es que las buenas ideas proliferan más. ¿Qué queeee?, pues así, y si no lo crees sigue leyendo para que te enteres de cómo opera nuestra mente cuando la realidad aprieta.

Ya lo decía Einstein

La idea de que la crisis estimula la creatividad no es nueva. En alguna oportunidad Albert Einstein dijo: “En los momentos de crisis solo la creatividad es más importante que el conocimiento”. Estamos acostumbrados a pensar y hacer siempre igual, pero cuando algo nos obliga  a tener que hacer cambios, nuestro instinto y nuestro cerebro nos impulsan a buscar adaptarnos y sobrevivir, y esto en muchas ocasiones nos hace innovar.

Cuando las circunstancias que nos rodean no son las habituales es cuando tenemos la necesidad de hacer las cosas de manera diferente, de lo contrario de forma inevitable acabaremos por, en términos evolutivos, extinguirnos. Es por esto que en cada crisis que ha enfrentado el hombre en su amplia historia siempre la creatividad ha jugado un papel importante para continuar adelante, y es que las personas creativas consiguen hacer que las circunstancias negativas se tornen favorables, creando nuevas oportunidades y escenarios para continuar.

Tan cierto es que la crisis estimula la creatividad, que muchos creativos (un buen ejemplo es Maruta de TuttiConfetti) han conseguido sacar de un episodio en principio negativo e inconveniente una alternativa para reinventarse y crear cosas nuevas. Debemos, por cuestión de supervivencia, seguir moviéndonos, ¿cómo si ya no puedo hacer lo que hacía antes?, justo allí es cuando la creatividad entra en juego para darnos las respuestas.

Las crisis siempre vienen a gritarnos en nuestra cara algo obvio: no podemos seguir haciendo las cosas igual. Por eso es momento de darle un cambio a nuestra forma de hacer, de abrirnos un hueco y un espacio, de reinventarnos y encontrar nuevas vías de creación para que esa coyuntura negativa acabe por sacar a flote nuestras mejores ideas.

La crisis estimula la creatividad, y hoy son muchos los que día a día inventan cientos de formas de ver el mundo con otros ojos a través de ideas simples, todo con un único propósito: que consigamos sobrepasar esta crisis habiendo descubierto nuevas formas de hacer.

Yo desde hace rato que pongo en práctica esta teoría, y tú ¿te atreves?

Débora De Sá Tavares

@deboradesat

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *