Herr Nilsson y sus criminales princesas de Disney

princesas de Disney

A estas alturas, y sin deseo alguno de generalizar, pudiera declarar que una importante mayoría de los adultos estamos hasta la coronilla de las benditas princesas de Disney. No solo porque transmiten valores súper errados de la relación de pareja, la feminidad o el rol de la mujer en la sociedad, sino porque hay algo en ellas, en medio de tanta bondad y dulzura, que resulta macabro.

Y el arte, como de costumbre, se presenta como un reflejo de muchos de nuestros pensamientos, por eso el proyecto del artista urbano sueco Herr Nilsson es tan genial y aterrador: las princesas de Disney en su faceta más criminal.

Otros artistas, como Dillon Boy en su proyecto Dirtyland, ya han explorado el lado más oscuro de las princesas de Disney, por lo que no es de sorprender que Herr Nilsson nos las revele como posibles bipolares de apariencia dulce pero enormes deseos asesinos. Así las calles de Estocolmo, una de las cuides más seguras del mundo, están en peligro gracias a la presencia de estas mujeres que en cualquier esquina pueden estar listas para atacarte.

El ya polémico artista también ha explorado la faceta oscura de “tiernos” personajes como Hello Kitty, Winnie Poh o su amigo Puerquito. Todos, al igual que las princesas de Disney, evidencian un lado tremendamente oscuro, mostrando que no puede existir nadie así de dulce y adorable en el mundo, que todos tenemos una cara mala (y vaya maldad la de estos personajes)

No sé que opinaría el señor Walt del trabajo de este sueco, pero a mi me parecen mucho más geniales estas macabras asesinas en serie que las sumisas y crédulas princesas que hemos visto en la gran pantalla. Príncipes del reino encantado cuidado, estas chicas son de armas tomar.

princesas de Disney

princesas de Disney

princesas de Disney

 

princesas de Disney

Débora De Sá Tavares

Sígueme en twitter @deboradesat

¿Te gustó este artículo? Coméntalo o compártelo en Facebook para que tus amigos también puedan disfrutarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *