El artista Invader se apodera de Europa

Invader BarcelonaSiempre he sentido fascinación por el street art, especialmente por el arte urbano que nos invita a la reflexión. Pero  Invader es un artista de otro tipo, de esos que al descubrirlos te hacen sonreír. A él lo conocí gracias al filme Exit Through the Gift Shop, el falso documental (si se me permite llamarlo así) dirigido por el artista callejero Banksy, en el que se pone de manifiesto lo fácil que resulta convencer a las masas de que algo es “arte”, al tiempo que se muestra el polémico trabajo del inglés y de otros de sus colegas, como el francés Invader, cómplice en la creación de esta película que recomiendo ver.

Lo cierto es que desde ese día quise encontrármelo, pero su invasión a Caracas no había llegado (y aún no llega) y en cualquiera de mis viajes casuales nunca me lo había topado. Lo dejé pasar, y al mudarme a Barcelona lo busqué sin éxito un par de veces. Pero donde menos lo esperaba, en la calma y apacible ciudad suiza de Lausanne, me lo vine a encontrar, nada más y nada menos que el principal mirador de la ciudad.

Invader se apodera de Europainvader

A este alocado francés, que nació en 1969 y  de identidad desconocida, se le conoce por estampar las señales de tránsito y  las paredes (normalmente en zonas de muy difícil acceso) con sus alienígenas que evocan al clásico videojuego de 1978 Space Invaders, de allí su seudónimo: Invader. Es justamente por ese toque tan vintage y divertido que resulta inevitable sonreír cuando te lo encuentras en puntos emblemáticos de las muchas ciudades Europeas donde ha tenido éxito su invasión. Del continente americano solo ha podido colonizar Los Ángeles, Nueva York, San Diego, Miami y Sao Paulo, pero además sus marcianos también han estado en Asia, posándose en las paredes de ciudades como Tokyo y Hong Kong.

Su invasión comenzó en 1998, no en Estados Unidos como la mayoría de las películas pudieran presumir, sino en París. Después de colonizar exitosamente esta gran metrópolis, este artista urbano se aventuró a distintas ciudades de Francia, y luego a países como Inglaterra, Holanda, España, Suiza, Italia, Australia o Alemania. Tras 15 años este street artist se ha pateado el mundo instalando sus divertidos mosaicos, de los que ha dejado registro en una web genial que, si además eres fanático de Space Invaders, te dejará sin palabras.

Invader en Lausanne Yo me  encontré a Invader  en mi breve paso por Lausanne, instaladísimo en la chimenea de una de las casas que se encuentran en primera línea del mirador de la Catedral de la ciudad, punto básico de referencia de cuanto turista pisa esta ciudad del cantón francés de Suiza (dejo la imagen como prueba). A decir verdad me emocioné como una criatura en una juguetería,  y es ese justamente el poder para mí del arte en general y del arte urbano en particular, conseguir emocionarte, hacerte pensar o sacarte una sonrisa en el momento que menos lo imaginas, y en el lugar más insólito de todos.

¡Qué la invasión continúe y que se apodere también de Latinoamérica!

Débora De Sá Tavares

@deboradesat

invader

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *