Crowdfunding ¿y eso qué es?

Crowdfunding es una de las palabras más complejas que se han podido elegir para llamar por su término anglosajón lo que en cristiano (o en cualquier otra religión a gusto del lector) se conoce como donaciones, o más específicamente como financiación en masa.

Esta palabra difícil de pronunciar, se ha convertido en una de las opciones que más se ponen sobre la mesa cuando se trata de encontrar financiamiento para distintos proyectos, especialmente los creativos. Cineastas independientes, músicos, blogueros, fotógrafos, artistas, diseñadores de moda y muchos otros profesionales recurren a este tipo de financiación en masa para obtener parte o la totalidad de los fondos que necesitan para llevar a cabo su proyecto.

Todo el tema suena a burocracia, así que mejor ir al grano:

¿Qué es el Crowdfunding y cuáles son sus beneficios?

El Crowdfunding es una forma de financiamiento colectivo en el que personas comunes y corrientes como nosotros apoyamos un proyecto que sea de nuestro interés personal con el fin de hacerlo realidad, todo gracias a Internet y actualmente también a las redes sociales.

Simplemente se crea una red a través de la cual el proyecto se da a conocer, de este modo los usuarios y visitantes de esa red pueden apoyarlo donando lo que esté a su alcance o adquiriendo un producto que esté a la venta y cuyos ingresos se usen para la materialización del proyecto.

Las donaciones han existido desde siempre, ya sea a través de fundaciones cuando se trata de causas sociales o mediante el mecenazgo que surgió casi a la par de que el hombre comenzara a crear para las masas. Pero el crowdfunding va un paso más allá, aumentando el alcance de las donaciones a través de una red de personas que en muchos casos lo único que comparten es el agrado por ese proyecto con el que desean colaborar. Se trata de una red amplia que puede contar con colaboradores en cualquier parte del mundo.

que es el Crowdfunding Comenzó usando Internet como el medio para dar a conocer el proyecto y conseguir las primeras recaudaciones. Así muchas personas creaban una web, hacían publicidad de boca en boca o a través de los medios de comunicación tradicionales, y conseguían recaudar algo de dinero. Pero la llegada de las redes sociales como Facebook y Twitter,  y de empresas como Kickstarter, dedicadas a servir de plataforma para acceder a un mayor número de personas, han hecho que el crowdfunding se convierta en una alternativa recurrente y viable para muchos creativos.

¿La forma más común de conseguir que los otros colaboren? pues ofrecer al donador algo a cambio. Muchos creadores optan por vender algún producto relacionado con el proyecto: camisetas, llaveros, libretas, collares, etc; otros ofrecen a los participantes crédito por ayudar, un ejemplo frecuente en proyectos audiovisuales en los que quienes donan un determinado monto aparecen en los créditos de la película.

En estas plataformas de financiamiento en masa quien desea participar debe reunir un proyecto con ciertas condiciones y lógicamente pasar determinados filtros antes de ser aceptado, pues aunque la mayor parte de estas organizaciones no le quitan ningún crédito a sus autores, sí suelen cobrar un porcentaje de lo recaudado, por lo que todos los involucrados están interesados en obtener el éxito.

Una de las principales ventajas de usar el  crowdfunding como forma de financiamiento, es que al mismo tiempo que buscamos recaudar dinero estamos publicitando nuestra idea, aumentando la posibilidad de llegar a un mayor número de personas incluso antes de tener un proyecto creativo concluido. Miles de personas en el mundo acceden cada día a webs dedicadas al financiamiento en masa como Kickstarter, además de los muchos usuarios que se contactan a través de las redes sociales, permitiendo a los creadores evaluar el éxito de su proyecto o idea mientras la tienen en fase de construcción, una gran oportunidad para hacer mejorías y obtener resultados más potentes.

Muchos consideran que el crowdfunding se convertirá en la nueva forma de financiar producciones audiovisuales, musicales y proyectos creativos dada la actual crisis, debido a la cual cada vez menos instituciones públicas y privadas apuestan por invertir en estos campos. Pero la fórmula mágica para obtener el éxito no existe, y dependiendo del país y de la plataforma usada algunos tipos de proyectos tienen más aceptación que otros, por lo que no siempre es posible recaudar los grandes montos que muchas veces se necesitan para hacer una idea realidad.

Por eso para saber hacia dónde va esta forma de mecenazgo masiva quizá habrá que dejar correr un poco más el agua, entendiendo que las formas convencionales de financiamiento siguen siendo las líderes  y que el crowdfunding puede ser una apuesta alternativa exitosa (quizá la más exitosa hasta el momento, fuera de las formas tradicionales), especialmente para aquellos proyectos con presupuestos modestos. 

Y tú, ¿qué opinas del financiamiento en masa?  ¿conoces a alguien que haya hecho su proyecto realidad gracias al crowdfunding?

 

 Débora De Sá Tavares

@deboradesat

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *