Así serían las ciudades si en vez de publicidad todo fuera arte

Transitar por las ciudades modernas implica, entre otras cosas, sortear un mar de vallas publicitarias, avisos en paradas de autobuses, anuncios en el metro, vitrinas luminosas y toda suerte de imágenes que nos invitan (de forma nada sutil) a  comprar. Pero ¿cómo serían las ciudades si en vez de publicidad todo fuera arte? No hace falta que imagines demasiado, la artista Etienne Lavie te lo muestra con claridad en su proyecto OMG who tole my ads?, una serie provocadora que nos revela lo distintos que podríamos ser si hubiera menos consumismo y más cultura.

Etienne Lavie

Etienne Lavie

Etienne Lavie

Mezclando la fotografía y el retoque digital, esta provocadora artista retrata espacios públicos de París y Milán, capitales de la moda y el consumismo, y los interviene de forma particular removiendo toda la publicidad que hay en ellos para sustituirla por piezas de arte clásico que nos roban el aliento y nos sacan por completo del típico panorama: la chica ultra delgada usando la ropa de moda, la parejita de gente bonita pretendiendo que son felices al comprar tal o cual producto.

Con el mismo espíritu desestabilizante y crítico presente en trabajos como los del artista Vermibus, que cuestiona de frente el abuso de la publicidad, Etienne Lavie no teme invitarnos a reflexionar acerca de nuestros valores reales. ¿Qué despierta más emoción en nuestra sociedad, una prenda de ropa, el último aparato tecnológico, un perfume o el arte? ¿Qué nos llena más como sociedad?

Etienne Lavie

Etienne Lavie

Etienne Lavie

Creando, gracias a la intervención digital, escenarios urbanos absolutamente utópicos, esta francesa nos plantea una seria reflexión en imágenes acerca de la sociedad en la que vivimos y cómo tan solo un pequeño y sutil cambio podría conducirnos, cuando menos, hacia un mundo mucho más sensible a la cultura y menos despierto al despilfarro económico.

OMG who stole my ads? es un proyecto que bien vale la pena disfrutar de principio a fin para imaginar, aunque sea durante breves minutos, lo genial que sería nuestro paso por la ciudad si cada día pudieras apreciar el arte y no decenas de anuncios publicitarios.

Débora De Sá Tavares 

Sígueme en twitter @deboradesat

¿Te gustó este artículo? Coméntalo o compártelo en Facebook para que tus amigos también puedan disfrutarlo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *